Caminata al Salto del Mico en la Mesa de los Santos

Nunca antes había escuchado el Salto del Mico en la Mesa de los Santos, para ser sincera en Bucaramanga lo más sonado es el “Salto del Duende” aunque este último parece ser que cada día está más seco.

Salto del Mico en la Mesa de los Santos.
Salto del Mico en la Mesa de los Santos.

En fin, nosotros nos dimos cuenta de la existencia del Salto del Mico porque saliendo de la Mesa de los Santos después de nuestro pasadía en la Hacienda el Roble, vimos cerca del peaje La Punta las indicaciones y un mapa grande en donde ponía el Salto del Mico. Así que visto esto y con la intriga que nos dejó, nos propusimos volver otro día para conocerlo.

Cómo llegar al Salto del Mico en la Mesa de los Santos

Salto del Mico desde la parte de abajo.
Salto del Mico desde la parte de abajo.

En carro particular o moto:

Para llegar al Salto del Mico es bastante fácil. Si vas en carro o moto desde Bucaramanga, tienes que ir por la carretera vía a Piedecuesta, luego curos y subir hasta la Mesa de los Santos. Una vez allí arriba en la entrada, justo después del peaje, giras a mano derecha y de ahí en adelante debes seguir las indicaciones. Serían más o menos 20 minutos en carro desde el peaje.

Una de las señalizaciones para ir al Salto del Mico.
Una de las señalizaciones para ir al Salto del Mico.

La mayoría del camino es carretera sin pavimentar pero en buen estado, así que permite el acceso con cualquier tipo de carro. Además las indicaciones en google maps están bien, te puedes fiar de ellas, aquí te las paso por si acaso.

En bus y luego caminata: 

Así fue como lo hicimos nosotros y me pareció genial. Si vas en bus, deberás ir hasta Piedecuesta a la estación de buses de La Culona o Cáchira: La dirección es Cra. 6 #12-60 y queda en todo el centro muy cerca del mercado. El pasaje vale 2.500 pesos por trayecto y por persona.

Te recomiendo que llames primero para saber los horarios de salida porque creo que pasan cada hora, no estoy segura. Y te recomiendo estar temprano, tipo 8 ó 9 de la mañana porque a esa hora hay menos gente en el bus y de esta forma evitarás ir como sardina en lata.

Cuando llegues al peaje La Punta, te bajas del bus y coges el camino a mano derecha justo después del peaje. Ahí hay una carretera y pone en las indicaciones: “El Salto del Mico”. Caminando despacio, con calma y haciendo fotos te tomará aproximadamente una hora y media en llegar, ten en cuenta que son 5 kilómetros. Luego en el salto estarás como mínimo una hora.

El camino es bueno porque es casi todo plano y pasan pocos carros, por lo que podrás ir a tus anchas por la carretera y sobre todo disfrutar del paisaje, hay un montón de fincas con casas hermosas, animales, y mucho verde. Además está muy bien señalizado así que no hay pierde.

Carretera que dirige al Salto del Mico.
Carretera que dirige al Salto del Mico.

En carro particular con bicicleta: 

Para mí, este sería el mejor plan porque llegas hasta el peaje, dejas el carro por ahí parqueado en algún lugar y luego te vas en bicicleta hasta el Salto del Mico. De esta manera no solo podrás disfrutar del paisaje en el camino sino que además no llegarás tan cansado y podrás disfrutar más del pozo y el salto.

Lindas casas que encontrarás por el camino.
Lindas casas que encontrarás por el camino.

Llegando al  Salto del Mico

El Salto del Mico en época de verano.
El Salto del Mico en época de verano.

El salto está ubicado en una finca privada, así que te cobrarán 2.000 pesos la entrada. Si bien el lugar es muy bonito, no me gustó que no hubo nadie en la entrada pendiente de los clientes, tuvimos que ir a preguntar en la casa de en frente por alguien para que nos atendiera. Y luego a la salida tuvimos que saltar la verja porque no había nadie para abrirnos y a pesar de nuestros gritos nadie acudió.

Entrada de la finca, esta fue la verja que nos saltamos.
Entrada de la finca, esta fue la verja que nos saltamos.

En fin, el lugar en sí vale la pena porque a parte de ser bonito no va mucha gente, te sientes aislado del mundo y rodeado de mucha naturaleza. Cuando llegas con mucho esfuerzo al salto te das cuenta de que valió la pena todo. Además te puedes dar un chapuzón en el pozo con una mini cascada que hay antes del salto.

Lo mejor de nuestra aventura fue que sin pedirlo, tuvimos este perro guía que nos acompañó en el camino, nunca supimos si pertenecía a la finca o si era de los chicos que se estaban bañando en el pozo, pero se portó de lo más tierno con nosotros.

Pozo con mini cascada para bañarse.
Pozo con mini cascada para bañarse.

 

La finca donde está el salto.
La finca donde está el salto.

Recomendaciones a tener en cuenta

El acceso al salto es un poco difícil por lo que yo lo recomiendo a gente joven de 15 años en adelante.

La mejor época para ir es en temporadas de lluvias pero en un día soleado. En temporada de lluvias porque de esta manera el salto será más caudaloso y por lo tanto más atractivo. Y en un día soleado porque el camino para llegar al salto es bastante resbalozo y es preferible que no esté húmedo, a menos que vayas con un equipamiento especial para practicar rapel.

Yo que soy tan miedosa lo pude hacer, pero eso sí, con mucho cuidado y en un día soleado 🙂

El camino de salida justo después de pasar el pozo.
El camino de salida justo después de pasar el pozo.

Ten en cuenta que todo el trayecto son 12 kilómetros más o menos, así que esta también es una actividad recomendada para gente que le guste caminar, hacer deporte y el contacto con la naturaleza.

Rocas y mucha vegetación al rededor del salto.
Rocas y mucha vegetación al rededor del salto.

¿Dónde comer?

Si vas en moto o en carro particular no habrá problema porque podrás ir a almorzar a cualquier restaurante de la Mesa de los Santos o sino al mercado campesino, sin embargo, si vas en bus como lo hicimos nosotros, lo mejor será llevar comida para almorzar allá porque lo único que encontrarás por ahí cerca es tiendas con sólo mecato.

Una tienda muy cercana al Salto del Mico.
Una tienda muy cercana al Salto del Mico.
La tienda en la que paramos a comer algo.
La tienda en la que paramos a comer algo.

Este plan lo hicimos solo dos, pero en realidad sería un plan estupendo para realizarlo con un grupo bien divertido de amigos o familiares. Es una actividad de todo un día: empiezan en la mañana bien temprano, hacen la caminata, luego cansados se bañan para disfrutar del pozo y después aprovechan para almorzar algo bien rico que hayan llevado desde casa.

Si te animas a visitar el Salto del Mico en la Mesa de los Santos o ya lo has visitado, no dudes en comentarnos tu experiencia, estaremos encantados de escucharte… o leerte.

Deja un comentario