Me abrieron la maleta en el aeropuerto de Medan, Sumatra

Pues sí, tal como lo lees, me abrieron la maleta en el aeropuerto de Medan en mi viaje a la isla de Sumatra, Indonesia.

Me abrieron la maleta en el aeropuerto de Medan, Sumatra.
Me abrieron la maleta en el aeropuerto de Medan, Sumatra.

Bueno, en realidad mi maleta es una mochila, aunque se abre sólo por el lateral, tiene ruedas y además asa telescópica. Digamos que es una mochila moderna.

Mi mochila-maleta moderna, la que me abrieron y esculcaron.
Mi mochila-maleta moderna, la que me abrieron y esculcaron.

En fin…mi vuelo era desde Kuala Lumpur en Malasia y llegaba a Medan, la ciudad más poblada de Sumatra. El vuelo lo compramos con la compañía Lion Air y era directo.

¿Y por qué me atrevo a decir que fue en Medan y no en Kuala Lumpur?

Pues porque desde Kuala Lumpur ya había viajado más de 3 veces y nunca había tenido ningún problema. En Malasia las cosas funcionan mejor y son mucho más ordenados. En cambio, era la primera vez que pisaba suelo sumatrano.

Y bueno, la historia comienza así…

Desobedeciendo las normas

Resulta que para entrar a Indonesia, como requisito fundamental, hay que tener un billete de salida, ya sea por tren, vuelo, bus, o lo que sea, pero tenerlo. Algo que garantice que no te vas a quedar en el país por más de los 30 días que tienes como permiso de turista.

Era la segunda vez que viajábamos a Indonesia, la primera vez había sido tan solo un par de meses atrás. Como en la primera entrada al país, que por cierto la hicimos por Yakarta la capital de Indonesia, no nos pidieron el vuelo de vuelta, entonces asumimos que en esta segunda entrada al país no nos lo pedirían. ¡Error! Sí que nos lo pidieron.

Comprar visado o comprar un vuelo de salida

Al salir del avión y pasar por el control de pasaportes, el personal nos pidió que le mostrásemos el vuelo de vuelta. Así que nosotros le explicamos, que como no sabíamos cuánto tiempo íbamos a estar en Sumatra y que luego teníamos pensado viajar a Bali, pues no sabíamos desde dónde iba a ser el vuelo de regreso a Malasia y que por lo mismo no lo habíamos comprado. Pues el agente de policía no nos comió cuento y nos pidió que comprásemos el visado para poder entrar al país.

Dado que el visado costaba 35 dólares por persona y no lo necesitábamos porque con nuestros pasaportes podíamos entrar sin visado por 30 días, nos negamos a comprarlo.

Compramos un vuelo de salida desde el aeropuerto

Entonces revisamos si había internet en el aeropuerto de Medan y para nuestra suerte lo había. Nos conectamos rápidamente y compramos un vuelo de vuelta desde Medan a Kuala Lumpur que nos costó 20 dólares por persona, por lo tanto, nos ahorramos 30 dólares entre los dos (que si hubiésemos comprado el visado) y ya teníamos billete de vuelta. Aunque al final no lo utilizamos, pero bueno, nos salió más barato.

Me abrieron la maleta en el aeropuerto de Medan

En todo ese lapso de tiempo que duramos en el control de pasaportes, yo diría que fueron unos 40 minutos en total, tuvo que haber sido el momento en el que me abrieron la maleta. Nosotros fuimos los últimos en abandonar el control y cuando llegamos a recoger nuestras maletas ya estaban fuera de la cinta. Aunque a primera vista no notamos nada porque mi maleta tenía un forro impermeable que la cubría, luego en el hotel me di cuenta de los hechos.

Mi mochila moderna.
Mi mochila moderna.

¿Qué me robaron?

La verdad fue que al principio no noté nada raro porque mi maleta seguía con el candado puesto. Pero tan pronto como la abrí, noté que algunas cosas estaban revueltas y algunos estuches abiertos. Me quedé atónita, nunca me había pasado algo parecido y por eso dudaba que me estuviera pasando en ese momento. Por suerte no tenía nada de valor en mi maleta. Aunque probablemente me hayan robado un reloj swatch que tenía guardado porque ya no funcionaba y lo más probable es que no volviese a funcionar. Para dar por cierto esto, tengo primero que revisar otra maleta que tengo guardada en Bangkok mientras viajamos por el sudeste asiático. Si no está allá, fue la única cosa que me robaron. El resto, aunque revuelto, estaba completo.

¿Cómo me abrieron la maleta?

Pues como no le quitaron el candado, la abrieron fácilmente por la cremallera así:

Abrir la maleta con un bolígrafo es una práctica muy habitual en muchos aeropuertos. De hecho yo ya lo sabía porque lo había visto por internet anteriormente, pero nunca lo había prevenido. Así que lo que puedes hacer tú para evitar que abran tu maleta en el aeropuerto es lo siguiente:

¿Qué hacer para evitar que abran tu maleta en el aeropuerto?

Qué hacer para evitar que te abran la maleta en el aeropuerto.
Qué hacer para evitar que te abran la maleta en el aeropuerto.
  • Evita llevar cosas de valor en la maleta, como dinero, equipos electrónicos, joyas, etc. Aunque esto no previene que abran tu maleta, sí previenes que te roben cosas realmente importantes.
  • Si llevas cosas muy preciadas como regalos o comida que no se encuentra fácilmente en destino, te sugiero que plastifiques o embales la maleta. El problema es que he sabido que a veces la avaricia es tan grande, que la gentuza esta que manipula las maletas rompe el plástico e igual acceden a las maletas.
  • Ponle doble candado a la maleta, que es lo que yo hago ahora. Le pongo un candado a la cremallera como siempre, y luego le pongo otro candado entre la cremallera y una asa de la maleta para que no se pueda mover.
Ponerle doble candado a la maleta para evitar que la abran.
Ponerle doble candado a la maleta para evitar que la abran.

A mí realmente no me afectó tanto el hecho de que me hubieran abierto la maleta porque no llevaba nada de valor. Más allá de la sorpresa, en realidad no tenía nada de qué preocuparme. Pero sí me dio mucho asco saber que alguien haya metido sus asquerosas manos en mi ropa interior y artículos personales. Pero en fin… son cosas que pasan y a las que estamos expuestos cuando viajamos.

Yo aquí con mi mochila a cuestas en el Lago Toba, Sumatra.
Yo aquí con mi mochila a cuestas en el Lago Toba, Sumatra.

Bueno, pues espero que con esta información ya sepas cómo son las cosas en algunos aeropuertos y evites que te pase lo mismo que a mí. Recuerda aquel dicho que dice: “es mejor prevenir que lamentar”.

Deja un comentario